Esta receta es muy típica de la gastronomía de Madridejos. Las albóndigas con azafrán no es una receta nueva, es una receta que ya hacían nuestras abuelas y bisabuelas. Yo os la voy a enseñar como las hacía mi abuela, como las hace mi madre, y como se las hago yo a mis hijos, que les encantan. Esta receta la podemos tomar así, fritas simplemente son un aperitivo ideal, están exquisitas, o podemos preparar una salsa……a mí no me da tiempo a prepararlas una salsa, antes han desaparecido.

Esta receta, antiguamente en Madridejos, se preparaba cuando había boda, y se celebraba en las casas. Se hacían para agasajar a los invitados. Ahora todavía seguimos preparando las albóndigas con azafrán, cuando tenemos algún evento social, boda, comunión, la buenas costumbres y tradiciones no se deben perder. No hay evento si no tenemos nuestras deliciosas albóndigas, de carne y jamón, esponjosas y con ese aroma de nuestro AZAFRAN 1994.

 

ALBONDIGAS DE BODA CON AZAFRÁN 1994

Ingredientes

750gr Carne picada de magro de cerdo

250gr Panceta picada

200gr Jamón serrano en trocitos

12 huevos

5 dientes de ajo picado

4 ramas de perejil picado, solo las hojas

Miga rallada de pan de hogaza, de 2-3 días

1 cucharadita de sal (cuchara de postre)

Aceite de oliva virgen extra, para freír las albóndigas

0,20gr AZAFRAN 1994, aproximadamente unas 70 hebras.

Preparación:

1.- Batimos los huevos. Cuando están bien batidos vamos a añadir las hebras de azafrán de calidad, AZAFRAN 1994 que rompemos y trituramos con los dedos. Mezclamos.

2.- Después añadimos la sal, que también mezclamos. Los ajos y el perejil picados y por último los trocitos de jamón. Lo mezclamos todo muy bien.

3.- Ahora vamos a poner la carne picada, que es magro y  panceta. Lo mezclamos todo muy bien hasta que la carne quede totalmente suelta e integrada en la mezcla que teníamos con los huevos.

4.- Vamos añadiendo poco a poco la miga de pan rallado y mezclamos hasta tener una masa homogénea. La masa no tiene que quedar ni muy blanda ni muy seca. Lo vamos a reservar en el frigorífico unas horas o hasta el día siguiente para que cojan todos los sabores.

5.- Después del tiempo transcurrido vamos a formar las albóndigas. Como más me gustan, porque quedan más crujientes, es echando en un vaso pequeño un poco de pan rallado muy fino y seco, añadimos un poco de masa y con el propio vaso damos la forma redonda a las albóndigas. También las puedes hacer con el mismo vaso, en este caso sin pan rallado, ayudarte con una cuchara que mojamos en agua para que no se pegue y darles la forma.

6.- La vamos colocando en una fuente, y cuando la tenemos hechas las vamos a freír en abundante aceite de oliva, que tendremos bien caliente. Las dejamos que se vayan haciendo hasta que estén doradas.

Las podemos tomar así fritas solamente, son un aperitivo ideal. Aunque también podemos preparar una salsa. Yo las prefiero sin salsa, pero es cuestión de gustos…… ¿Cómo las prefieres tú?

Pásate por nuestra tienda online, para que puedas coger los productos que necesites para hacer esta rica receta. Aquí tienes el enlace 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *